La cuarta llave

miércoles, 5 de agosto de 2015

Vacío



Alcancé el paroxismo de la misantropía el día que supe que no tenía nada que decirle a nadie. Sólo tiraba vidrio inerte preñado con mensajes de letras y deseos al océano, con la misma esperanza e ímpetu que tengo cuando juego a la lotería.

Vacío. 

Y me importa expresar éste desprecio indiferente hacia el mundo? No. Lo que me importa y abate es no recibir un botellazo de vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Misantropíaco by is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
.