La cuarta llave

jueves, 10 de diciembre de 2015

Náusea



Quién se otorga la autoridad de juzgar habiendo visto nada, a quien habiendo visto mucho no encuentra otra forma de vivir que la náusea.

Y en este mundo es difícil imaginar ver mucho y no caer en la náusea. 

El alma incapaz de digerir lo indigerible, lo vomita. 

Cuando sólo hay inhumanidad para comer, todo es náusea.

Todo es náusea para el alma capaz de mantener la disciplina, y no enajenarse en la positividad que la distancie de la realidad. 

Es por esto que la verdadera filosofía, el verdadero humanitarismo, muere loco o envenenado, mientras el pragmatismo más animalista triunfa y muere rico y afamado. 

Y tú, tú que buscas? Vivir hasta que te mueras chupando todo lo que puedas de los demás, o por el contrario esperas trascender?

Ya. La verdad es que crees que lo segundo depende de lo primero, verdad?

Ves? A eso me refiero. Náusea. 

Náusea de ver tanto.

Náusea de ver mucho.

Náusea de demasiado ver. 

Náusea de mi propia especie. 

Náusea de ser. 

Porque soy, soy y veo porque soy como vosotras. Soy. Náusea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Misantropíaco by is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
.